Archivo por meses: octubre 2014

EL ROMANESCO

Hoy osromanesko-3469_640 quiero hablar de una verdura de la temporada de invierno, un tanto peculiar. Se trata del Romanesco.

Se trata de una planta de la familia de las Brasicáceas (coliflor, brécol, rábanos, coles, berzas, etc.). Existen varias teorías de su origen, por un lado se cree que es un híbrido entre el brécol y la coliflor y por otro lado que simplemente es una variedad de coliflor verde procedente de Italia. Se estima que la primera vez donde apareció fue en el siglo XVI en dicho país.

En España se empezó a conocer a partir de los años 80, pero hoy en día su consumo todavía es muy escaso. Este ejemplar es una variedad típica de invierno y por tanto la mejor época para apreciar todas sus cualidades se sitúa justo ahora, entre los meses de noviembre y enero.

En primer lugar, lo más llamativo es su aspecto; parece salida de una película de ciencia ficción. Las inflorescencias se agrupan en ramilletes formando una estructura cónica, y aunque mucha gente así lo cree, no se trata de una planta transgénica (aunque lo parece).

Si hablamos de su calidad organoléptica, no tiene un sabor tan intenso como la coliflor ni tan suave como el brócoli, su textura es más harinosa y blanda, quizás más parecida a la coliflor. Combina muy bien con cualquier tipo de verdura e incluso con pastas, aunque la mejor forma de cocinarlo es al vapor, para que mantenga sus propiedades nutritivas.

Pero lo más importante de esta verdura es su calidad alimentaria. Como todas las especies de esta familia, es muy rica en vitamina C y k, fibra soluble, ácido fólico, carotenoides y minerales (potasio y fósforo), que potencian el sistema inmunológico, y además, es un complemento muy adecuado en nuestro menú diario en caso de dieta, ya que tiene un aporte calórico escaso.

En cuanto a sus propiedades, tenemos:

–        Ayuda a reducir el colesterol

–        Combate la hipertensión

–        Ligeramente diurética y depurativa de toxinas

–        Ayuda en caso de estreñimiento

–        Bueno para nuestro corazón

–        Ayuda a reducir la incidencia de ciertas enfermedades degenerativas

–        Anticancerígena. Presenta un componente particular, el sulfurofano, que tiene propiedades anticancerígenas y es capaz de matar la helicobacter pylori, la bacteria responsable de las úlceras y del temido cáncer de estómago. Es muy recomendable dejar cortado el romanesco durante unos minutos antes de cocinarlo, para que se lleven a cabo ciertas reacciones enzimáticas que también tienen cierto efecto anticancerígeno.

El compuesto azufrado que presenta el romanesco, es el responsable del fuerte olor que desprende al cocerlo. Si a esto le sumamos el alto contenido en fibra, ya tenemos los responsables de que este tipo de verduras tengan una mala digestión y provoquen flatulencias. Sin embargo, el romanesco es el que mejor se digiere con respecto al resto de las brasicáceas.

Un consejillo culinario: si se cuece con comino o hinojo resulta más digestivo.

Ahora solo queda probarlo. Animaros! Seguro que os gusta, no os dejéis engañar por su aspecto extraterrestre.

PAN DE CASTAÑAS

Dado que nos encontramos en tiempo de castañas, nos pondremos manos a la obra y prepararemos una rica receta.

No solo se pueden comer las castañas asadas o secas, hay múltiples utilidades, incluso con la harina de castaña. Por ello, hoy haremos un tipo de pan diferente, un pan de castañas un poco peculiar, de dos colores.

 

INGREDIENTES

  • 200 gr de harina de trigo (harina de fuerza)
  • 140 gr de harina de castaña
  • Agua
  • 12 gr de levadura fresca
  • Sal

PREPARACIÓN

La harina de castaña la podemos comprar preparada en varias tiendas, pero si disponemos de tiempo podemos intentar hacerla nosotros. Simplemente tenemos que asar unas cuantas castañas en el horno a máxima potencia. Las dejamos enfriar y las pelamos. Al día siguiente ya estarán suficientemente duras como para meterlas en la picadora y hacer harina de ellas.

Para hacer el pan, en primer lugar haremos una masa blanca, donde mezclaremos los 200 gr de harina de trigo con 6 gr de levadura fresca, una cucharadita (de las del café) de sal, y agua para amasar (empezaremos por echar 150 ml, si nos hace falta más la iremos añadiendo poco a poco, hasta conseguir la consistencia deseada). Dejamos reposar durante 2 horas aproximadamente en un lugar seco y no muy frío. Posteriormente preparamos la otra masa con la harina de las castañas, de igual forma que la anterior, utilizando los 6gr de levadura fresca restante, echaremos otra cucharadita de sal y agua para amasar. Dejar reposar el mismo tiempo que la anterior, también en un lugar seco pero no muy frío.

Nota: si fuese necesario ambas masas se pueden tapar con paños de cocina limpios para evitar que se enfríe excesivamente la parte superficial de la masa y absorba la humedad sobrante.

En un molde, engrasado previamente con aceite de oliva (no en exceso), ponemos una parte de la masa de trigo. Posteriormente añadimos la masa de harina de castaña, y cubrimos con la harina de trigo sobrante.

Volvemos a dejar reposar hasta que poco a poco vaya aumentando su tamaño. Mientras precalentamos el horno.

Introducimos el molde con las masas y mantenemos la temperatura constante a 200ºC o un poco menos (según tipo de horno), durante 40 min. Podemos comprobar pasado este tiempo si ya está hecho. Si no se puede dejar 5 minutos más.

Una vez hecho, lo sacamos del horno, y una vez algo frío, lo desmoldamos y lo colocamos sobre una tabla de madera (no en la encimera), para que vaya terminando de enfriarse poco a poco y sin coger humedad.

Cuando lo cortéis veréis que se trata de un pan muy esponjoso, a dos colores, que acompaña muy bien a los quesos.

Buen provecho!!!

VENTA DIRECTA DE PRODUCTOS CASEROS

Ballard_Farmers'_Market_-_vegetablesDesde siempre la venta en ferias y mercados de productos agrícolas contribuyó a la economía de muchas familias. Pero tras el abandono del campo hacía el modelo urbano, las pequeñas explotaciones de baja producción fueron abandonadas, ya que solo resultaba rentable la producción intensificada para lograr abastecer las ciudades, encareciendo el producto y aumentando el número de intermediarios, lo que repercutía en un reducido beneficio para el agricultor.

¿Esta situación puede cambiar?

Desde el pasado martes, 30 de septiembre de 2014, ya se pueden vender, de forma legal, productos primarios desde las explotaciones a la persona consumidora final, es decir, se trata de un decreto que permite vender legalmente los ricos productos de casa de forma directa, sin intermediarios.

¿Y cuál es el beneficio? Os preguntareis. Las explotaciones consideradas pequeñas contribuyen positivamente a la generación de empleo agrario y a la fijación de la población en el medio rural. Sencillamente se trata de una muy buena oportunidad de negocio, que muchos pueden aprovechar para contribuir a la economía familiar. Antes era imposible, prácticamente, vender productos primarios (huevos, miel, frutas, hortalizas, setas,…) sin tener al día toda una serie de documentación legal, ahora, no es ni siquiera necesario tener el registro sanitario. Eso sí, hay que seguir una serie de pautas para asegurar una buena higiene y calidad del producto.

En primer lugar para poder realizar la venta directa, la explotación tiene que estar inscrita en un registro de explotaciones acogidas al régimen de venta directa (SEVEDI). Una vez hecho esto, hay que garantizar la sanidad y la inocuidad de los productos vendidos, para ello se debe hacer un seguimiento y llevar un registro básico del producto vendido, cantidad, fecha de venta y lugar de venta. Por ser más técnicos, sería llevar una sencilla trazabilidad del producto vendido.

Una cosa que si hay que tener clara, es que no podemos vender todo lo que queramos en la cantidad que queramos. Existen unos límites. Por ejemplo, solo se pueden vender 1.000 docenas de huevos al año, 3.000 kg de miel o 20.000 kg de hortalizas de cultivo exterior, entre otros.

Y ¿En dónde se puede vender? En la propia explotación, en mercados o en establecimientos de venta al por menor. Eso sí, para asegurar la confianza del consumidor, es obligatorio que todos los productos, principalmente los envasados, lleven una etiqueta simple con toda la información. Si se realiza la venta en establecimientos al por menor de producto. Por ejemplo a granel, se puede sustituir la etiqueta por un documento comercial en el que figure toda la información igualmente. Como excepción, cuando la venta se realiza en la explotación el etiquetado se puede sustituir por información oral del productor al consumidor.

Como podéis ver, son muchas las ventajas que ofrece la venta directa, principalmente porque repercute de forma positiva sobre el agricultor, en cuanto al beneficio que obtiene por la venta del producto sin intermediarios.

Entre los productos que se benefician de esta orden, encontramos:

Ahora ya lo sabéis, aprovechad la oportunidad. Si contáis con una pequeña explotación familiar o tenéis pensado iniciar una desde cero, contad con nosotros, disponemos de multitud de cursos de formación (apicultura ecológica, agricultura ecológica, avicultura de puesta en ecológico, horticultura ecológica, castañicultura ecológica, etc.) sobre todas las especialidades de producción. Con una buena base formativa, vuestro empeño y las facilidades que ofrece la venta directa, tenéis el éxito asegurado.