VENTA DIRECTA DE PRODUCTOS CASEROS

Ballard_Farmers'_Market_-_vegetablesDesde siempre la venta en ferias y mercados de productos agrícolas contribuyó a la economía de muchas familias. Pero tras el abandono del campo hacía el modelo urbano, las pequeñas explotaciones de baja producción fueron abandonadas, ya que solo resultaba rentable la producción intensificada para lograr abastecer las ciudades, encareciendo el producto y aumentando el número de intermediarios, lo que repercutía en un reducido beneficio para el agricultor.

¿Esta situación puede cambiar?

Desde el pasado martes, 30 de septiembre de 2014, ya se pueden vender, de forma legal, productos primarios desde las explotaciones a la persona consumidora final, es decir, se trata de un decreto que permite vender legalmente los ricos productos de casa de forma directa, sin intermediarios.

¿Y cuál es el beneficio? Os preguntareis. Las explotaciones consideradas pequeñas contribuyen positivamente a la generación de empleo agrario y a la fijación de la población en el medio rural. Sencillamente se trata de una muy buena oportunidad de negocio, que muchos pueden aprovechar para contribuir a la economía familiar. Antes era imposible, prácticamente, vender productos primarios (huevos, miel, frutas, hortalizas, setas,…) sin tener al día toda una serie de documentación legal, ahora, no es ni siquiera necesario tener el registro sanitario. Eso sí, hay que seguir una serie de pautas para asegurar una buena higiene y calidad del producto.

En primer lugar para poder realizar la venta directa, la explotación tiene que estar inscrita en un registro de explotaciones acogidas al régimen de venta directa (SEVEDI). Una vez hecho esto, hay que garantizar la sanidad y la inocuidad de los productos vendidos, para ello se debe hacer un seguimiento y llevar un registro básico del producto vendido, cantidad, fecha de venta y lugar de venta. Por ser más técnicos, sería llevar una sencilla trazabilidad del producto vendido.

Una cosa que si hay que tener clara, es que no podemos vender todo lo que queramos en la cantidad que queramos. Existen unos límites. Por ejemplo, solo se pueden vender 1.000 docenas de huevos al año, 3.000 kg de miel o 20.000 kg de hortalizas de cultivo exterior, entre otros.

Y ¿En dónde se puede vender? En la propia explotación, en mercados o en establecimientos de venta al por menor. Eso sí, para asegurar la confianza del consumidor, es obligatorio que todos los productos, principalmente los envasados, lleven una etiqueta simple con toda la información. Si se realiza la venta en establecimientos al por menor de producto. Por ejemplo a granel, se puede sustituir la etiqueta por un documento comercial en el que figure toda la información igualmente. Como excepción, cuando la venta se realiza en la explotación el etiquetado se puede sustituir por información oral del productor al consumidor.

Como podéis ver, son muchas las ventajas que ofrece la venta directa, principalmente porque repercute de forma positiva sobre el agricultor, en cuanto al beneficio que obtiene por la venta del producto sin intermediarios.

Entre los productos que se benefician de esta orden, encontramos:

Ahora ya lo sabéis, aprovechad la oportunidad. Si contáis con una pequeña explotación familiar o tenéis pensado iniciar una desde cero, contad con nosotros, disponemos de multitud de cursos de formación (apicultura ecológica, agricultura ecológica, avicultura de puesta en ecológico, horticultura ecológica, castañicultura ecológica, etc.) sobre todas las especialidades de producción. Con una buena base formativa, vuestro empeño y las facilidades que ofrece la venta directa, tenéis el éxito asegurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *