Archivo de la etiqueta: bicarbonato

TRUCOS PARA MANTENER LA CASA LIMPIA DE FORMA ECOLÓGICA

La limpieza de la casa00 es una dura tarea que forma parte de nuestro día a día. Pero, ¿Cómo la llevamos a cabo?

Cada vez son más los productos químicos existentes en el mercado, que nos garantizan una limpieza sin rastro de suciedad, gérmenes… Casi, casi, milagrosos, como si limpiaran solos. Pero, ¿a costa de qué? Pues a costa de nuestra salud y de nuestro bolsillo. Casi todos los productos que se utilizan en la limpieza doméstica son tóxicos y con gran poder contaminante; pueden afectar negativamente a nuestro sistema nervioso, provocar alergias, cánceres, problemas respiratorios, etc. Además existe uno para cada lugar de la casa, e incluso, para cada tipo de mueble, acumulando productos y más productos en nuestro armario: quitamanchas, lejías, ambientadores, disolventes, lavavajillas, limpiahornos, desatascadores, limpia cristales…

Entonces ¿Por qué no dejamos de usar todos esos productos químicos?, ¿Y si fuera posible limpiar casi toda la casa con 3 simples elementos fáciles de encontrar en cualquier hogar?

Antiguamente no había tantos productos milagrosos en el mercado. Existen multitud de trucos heredados de nuestras abuelas, que nos permiten limpiar la casa de forma eficaz y saludable. ¿Quién no limpió alguna vez los cristales con agua con vinagre y con papel de periódico?

Simplemente con vinagre blanco, bicarbonato de sodio y limón podemos limpiar la mayoría de las superficies de la casa, sin perjudicar nuestra salud ni nuestro ambiente. Veamos brevemente sus características y para qué los podemos utilizar:

  • El bicarbonato de sodio, es un polvo fino blanco, muy usado para aliviar las digestiones ácidas, para lavar y blanquear los dientes o también, para repostería, para hacer que suban las masas. Nosotros lo usaremos para quitar principalmente manchas de diversas superficies, excepto en aluminio, ya que lo decolorará.
  • El vinagre blanco, también llamado vinagre de alcohol, limpia desinfecta, desodoriza, quita la grasa, ayuda a quitar manchas,… Eso sí, no se puede usar sobre mármol, si se hierve hace que nos pique la nariz y hay que tener mucho cuidado cuando se mezcla con el bicarbonato de sodio.
  • Y por último, y quizás en más conocido y utilizado, el limón. Es un buen desodorizante, es un buen abrillantador de metales como el bronce o el cobre, desengrasante y puede llegar a actuar como lejía.

Con estos tres productos podemos conseguir una limpieza duradera y eficaz en toda la casa. Veamos unos ejemplos de cómo podemos utilizarlos por separado, o en conjunto:

  1. Podemos realizar un limpiador que lo podamos usar un poco para todo, un multiusos. Por un lado echamos 2 cucharadas de bicarbonato en 2 litros de agua caliente, y se mezcla bien. Por otro lado, en otro recipiente, se ponen dos cucharadas de vinagre con un par de cucharadas de aceite esencial (nos dejara un buen olor a toda la casa). Se mezcla posteriormente todo en un solo recipiente, y ¡ya tenemos nuestro limpiador multiusos! Se puede utilizar para limpiar el suelo, para la encimera, la nevera, azulejos…
  2. Para limpiar el inodoro podemos usar un vaporizador donde mezclaremos vinagre, agua caliente y unas gotas de aceites esenciales. ¡Ya tenemos nuestro producto para el inodoro!

¿Qué pasa si hay manchas en el fondo? Simplemente echamos bicarbonato y cepillamos bien. Si son muy resistentes, usamos bicarbonato y sal a partes iguales, un vaso de vinagre y agua caliente. Cepillamos, dejamos que haga efecto y volvemos cepillar.

  1. ¿A quién no se le quemó alguna vez una cazuela por despiste? Suele ser difícil eliminar todo el quemado. Siempre hay que echar mano del estropajo, lo que acaba estropeando la cazuela. Esto tiene solución: justo después de que se haya quemado echar un poco de vinagre con sal y dejar a reposo unos minutos. Otra opción es hervir durante unos 10 minutos agua con bicarbonato (que la cazuela no sea de aluminio) o vinagre.

¡Y así seguiríamos! Existen multitud de trucos, algunos más eficaces que otros, pero todos con un objetivo común: hacer de la limpieza del hogar, una tarea más ecológica.

Si os ha gustado y queréis aprender más trucos, os recomiendo que echéis un vistazo a curso “Productos de limpieza ecológicos” de Califica Formación. Resulta muy interesante y puede ayudar a mejorar vuestra calidad de vida, y sobre todo, os quitará muchos productos de limpieza de la cesta de la compra.

Animaros!

LAS PLANTAS TAMBIÉN CURAN OTRAS PLANTAS

Escarabajo de la patata

Escarabajo de la patata. Licencia Creative Commons reconocimiento genérico 2.0.

¿Cuántas veces habéis llegado a vuestro huerto, y os habéis encontrado las plantas mustias, con moho o como si estuvieran comidas?. Seguro que más de una vez.

¿Solución? Normalmente la más fácil es acercarse hasta la tienda de jardinería que esté más cerca de casa, intentar explicar que es lo que tienen nuestros cultivos al dependiente de la misma, y que éste nos dé un producto fitosanitario para erradicar la plaga o enfermedad. Puede ser que nos ofrezcan un producto ecológico, pero esta opción supone un sobrecoste generalmente.

Si de lo que disponemos es de un huerto más o menos pequeño, la solución más barata es realizar nuestros propios métodos preventivos y curativos.

Lo primero y más complicado, en un primer momento, es saber a qué nos estamos enfrentando, es decir, que tipo de plaga o enfermedad es. Parece complicado, pero con unos conocimientos básicos (existen varios cursos en internet, que por un módico precio, nos pueden ayudar a tener un huerto sano y productivo, nosotros también contamos con uno), sobre las tres o cuatro plagas y enfermedades más comunes, podemos soluciones la mayor parte de los problemas que nos encontraremos habitualmente.

Un ejemplo de lo que nos podemos encontrar es:

  • Botritis: se trata de una enfermedad producida por un hongo, que produce podredumbre gris en las hojas y frutos; mueren los tejidos y aparecen manchas de color pardo rojizas. Afecta generalmente a las fresas, lechugas, pepinos, etc.

    Botrytis cinerea en fresa

    Botrytis cinerea. Licencia Creative Commons Atribución-Compartir igual 3.0 vía Wikimedia Commons

  • Roya: enfermedad fúngica que se manifiesta con manchas puntos de color rojizo en las hojas. Afecta sobre todo a las judías, guisantes o al apio.

    Roya sobre grosella

    Roya «Cronartium ribicola» sobre grosella. Licencia Public domain vía Wikimedia Commons

  • Hormigas: afectan a las raíces, a los tallos y favorecen la proliferación de los pulgones (otra plaga muy común en los cultivos hortícolas).

    Hormiga negra común

    Hormiga negra común “Lasius Niger”, Jens Buurgaard Nielsen. Licencia Creative Commons Atribución-Compartir igual 2.5 vía Wikimedia Commons

  • Mosca blanca: son pequeños insectos de color blanco, que forman colonias en el envés de las hojas, que forman manchas por succión. Atacan generalmente a los tomates, pepinos, la col,…

    Mosca blanca

    Mosca Blanca. Licencia Creative Commons Atribución-Compartir igual 3.0 vía Wikimedia Commons

  • Mildiu: enfermedad fúngica que produce una cubierta blanquecina en las hojas provocando el secado de forma precoz. Afecta sobre todo a los pepinos, uvas e incluso a las plantas ornamentales.

    Mildiu sobre hojas de calabaza

    Mildiu sobre hojas de calabaza. Jeff Kubina. Licencia Creative Commons Atribución-Compartir igual 3.0 vía Wikimedia Commons

Esto es solo un ejemplo de lo que podemos encontrarnos más comúnmente. ¿Cómo prevenirlo o solucionarlo? Pues muy simple: con el poder curativo de las plantas. Sí, las plantas también pueden curar otras plantas. ¿Cómo lo hacemos? Pues mediante infusiones, decocciones, maceraciones, etc. Una muy conocida es el fermentado de ortiga. Se trata de uno de los más conocidos. Según el tiempo de fermentación puede actuar como fitosanitario o bien como estimulador natural del crecimiento. Simplemente se necesitan 100 gr de planta fresca por cada litro de agua. Nos ayudará a combatir a pulgones, mosca blanca, ácaros, gusano gris,…

Al margen de este preparado tenemos otros muchos:

  • Purín de helechos: contra la roya (diluido), pulgón lanígero (sin diluir),…
  • Purín de cebolla: mosca de la zanahoria.
  • Vinagre de sidra: mildiu royas,..
  • Bicarbonato: antracnosis, alternaria, manchas foliares, mildiu,…

Otra de los principios que debemos tener en cuenta la asociación de plantas, ya que son muchas las que presentan propiedades repelentes. Algún ejemplo de ello es:

  • Ajo: Repele pulgones, previene el ataque de hongos y actúa como bactericida y fungicida
  • Albahaca: Repele moscas
  • Caléndula: Repelente contra moscas blancas; también actúa contra nematodos.
  • Hierbabuena: Repelente contra piojos y pulgones.
  • Manzanilla: Actúa contra hongos.
  • Salvia: Repele a la mosca blanca, a las babosas ya la mariposa blanca de las coles. Sembrar al borde de los cultivos.

Como podéis ver son muchas las soluciones. Con un poco de interés y aprendizaje podemos llegar a mantener un huerto de forma económica, y lo que es más importante, a tener un huerto saludable.