Archivo de la etiqueta: castañas secas

PAN DE CASTAÑAS

Dado que nos encontramos en tiempo de castañas, nos pondremos manos a la obra y prepararemos una rica receta.

No solo se pueden comer las castañas asadas o secas, hay múltiples utilidades, incluso con la harina de castaña. Por ello, hoy haremos un tipo de pan diferente, un pan de castañas un poco peculiar, de dos colores.

 

INGREDIENTES

  • 200 gr de harina de trigo (harina de fuerza)
  • 140 gr de harina de castaña
  • Agua
  • 12 gr de levadura fresca
  • Sal

PREPARACIÓN

La harina de castaña la podemos comprar preparada en varias tiendas, pero si disponemos de tiempo podemos intentar hacerla nosotros. Simplemente tenemos que asar unas cuantas castañas en el horno a máxima potencia. Las dejamos enfriar y las pelamos. Al día siguiente ya estarán suficientemente duras como para meterlas en la picadora y hacer harina de ellas.

Para hacer el pan, en primer lugar haremos una masa blanca, donde mezclaremos los 200 gr de harina de trigo con 6 gr de levadura fresca, una cucharadita (de las del café) de sal, y agua para amasar (empezaremos por echar 150 ml, si nos hace falta más la iremos añadiendo poco a poco, hasta conseguir la consistencia deseada). Dejamos reposar durante 2 horas aproximadamente en un lugar seco y no muy frío. Posteriormente preparamos la otra masa con la harina de las castañas, de igual forma que la anterior, utilizando los 6gr de levadura fresca restante, echaremos otra cucharadita de sal y agua para amasar. Dejar reposar el mismo tiempo que la anterior, también en un lugar seco pero no muy frío.

Nota: si fuese necesario ambas masas se pueden tapar con paños de cocina limpios para evitar que se enfríe excesivamente la parte superficial de la masa y absorba la humedad sobrante.

En un molde, engrasado previamente con aceite de oliva (no en exceso), ponemos una parte de la masa de trigo. Posteriormente añadimos la masa de harina de castaña, y cubrimos con la harina de trigo sobrante.

Volvemos a dejar reposar hasta que poco a poco vaya aumentando su tamaño. Mientras precalentamos el horno.

Introducimos el molde con las masas y mantenemos la temperatura constante a 200ºC o un poco menos (según tipo de horno), durante 40 min. Podemos comprobar pasado este tiempo si ya está hecho. Si no se puede dejar 5 minutos más.

Una vez hecho, lo sacamos del horno, y una vez algo frío, lo desmoldamos y lo colocamos sobre una tabla de madera (no en la encimera), para que vaya terminando de enfriarse poco a poco y sin coger humedad.

Cuando lo cortéis veréis que se trata de un pan muy esponjoso, a dos colores, que acompaña muy bien a los quesos.

Buen provecho!!!