Archivo de la etiqueta: castañicultura

PAN DE CASTAÑAS

Dado que nos encontramos en tiempo de castañas, nos pondremos manos a la obra y prepararemos una rica receta.

No solo se pueden comer las castañas asadas o secas, hay múltiples utilidades, incluso con la harina de castaña. Por ello, hoy haremos un tipo de pan diferente, un pan de castañas un poco peculiar, de dos colores.

 

INGREDIENTES

  • 200 gr de harina de trigo (harina de fuerza)
  • 140 gr de harina de castaña
  • Agua
  • 12 gr de levadura fresca
  • Sal

PREPARACIÓN

La harina de castaña la podemos comprar preparada en varias tiendas, pero si disponemos de tiempo podemos intentar hacerla nosotros. Simplemente tenemos que asar unas cuantas castañas en el horno a máxima potencia. Las dejamos enfriar y las pelamos. Al día siguiente ya estarán suficientemente duras como para meterlas en la picadora y hacer harina de ellas.

Para hacer el pan, en primer lugar haremos una masa blanca, donde mezclaremos los 200 gr de harina de trigo con 6 gr de levadura fresca, una cucharadita (de las del café) de sal, y agua para amasar (empezaremos por echar 150 ml, si nos hace falta más la iremos añadiendo poco a poco, hasta conseguir la consistencia deseada). Dejamos reposar durante 2 horas aproximadamente en un lugar seco y no muy frío. Posteriormente preparamos la otra masa con la harina de las castañas, de igual forma que la anterior, utilizando los 6gr de levadura fresca restante, echaremos otra cucharadita de sal y agua para amasar. Dejar reposar el mismo tiempo que la anterior, también en un lugar seco pero no muy frío.

Nota: si fuese necesario ambas masas se pueden tapar con paños de cocina limpios para evitar que se enfríe excesivamente la parte superficial de la masa y absorba la humedad sobrante.

En un molde, engrasado previamente con aceite de oliva (no en exceso), ponemos una parte de la masa de trigo. Posteriormente añadimos la masa de harina de castaña, y cubrimos con la harina de trigo sobrante.

Volvemos a dejar reposar hasta que poco a poco vaya aumentando su tamaño. Mientras precalentamos el horno.

Introducimos el molde con las masas y mantenemos la temperatura constante a 200ºC o un poco menos (según tipo de horno), durante 40 min. Podemos comprobar pasado este tiempo si ya está hecho. Si no se puede dejar 5 minutos más.

Una vez hecho, lo sacamos del horno, y una vez algo frío, lo desmoldamos y lo colocamos sobre una tabla de madera (no en la encimera), para que vaya terminando de enfriarse poco a poco y sin coger humedad.

Cuando lo cortéis veréis que se trata de un pan muy esponjoso, a dos colores, que acompaña muy bien a los quesos.

Buen provecho!!!

LLEGÓ EL OTOÑO Y CON ÉL LAS CASTAÑAS

DSC_1110Septiembre ya se está acabando y cada vez más el otoño se hace notar. El suelo se cubre con un manto de hojas de colores rojizos, dorados y tostados, el clima se vuelve más templado y los días de acortan.

Son muchos los refranes ligados a esta estación, pero cabe destacar uno, teniendo en cuenta el presente post: Castañas en cocción, en otoño e invierno, buena alimentación”. No hay más que echar la vista atrás y ver que hubo un tiempo en el que las castañas eran la principal fuente de alimentación durante el otoño y el invierno.

Es un producto de gran calidad alimentaria, ya que es una fuente importante de hidratos de carbono, potasio y vitamina B. Eso sí, hay que tener en cuenta que según sea el tipo de preparación, puede perder algunas de sus propiedades. La mejor forma de ingerirlas es de forma cruda.

Se trataba de una época en la que la recogida de la castaña era motivo de fiesta, como un acto de gran importancia social dentro del pueblo. Hoy en día la recogida de la castaña supone para muchas familias, un ingreso extraordinario.

La recolección empieza normalmente a finales de septiembre o a principios de octubre, y puede largarse desde un mes hasta 3 meses aproximadamente, dependiendo de las distintas variedades de castañas y de la zona geográfica en la que nos encontremos.

Hasta el día de hoy, generalmente, la recolección de la castaña se realizaba de forma manual. La castaña una vez madura cae al suelo junto con el erizo, que tras golpearse contra el suelo, la castaña sale despedida fuera del mismo, aunque no siempre. Para la recolección manual se utilizan guantes para evitar pincharse con las púas de los erizos.

Para la recogida de la castaña se suelen utilizar cestas de madera o mimbre o en sacos de malla, para favorecer la aireación y evitar su pudrición, permitiendo una mejor conservación posteriormente en un lugar seco y fresco.

Las primeras en caer no siempre son las mejores, ya que en muchos casos, las primeras en caer son las que están parasitadas por insectos, siendo los causantes de la caída. A la hora de la recolección, al ser manual, podemos realizar una mejor selección cogiendo aquellas más sanas.

Otra opción muy usada en zonas de pendiente es la recolección mediante redes. Se trata de una recolección manual pero con ayuda de redes. Se colocan redes sujetas a los árboles o a estacas un poco más de 1 m, evitando que la castaña toque el suelo lo que mejora su conservación posterior. Otra opción es la doble red, con dos calibres distintos, la primera un poco más grande y la de abajo más pequeña lo que permite que los erizos y las hojas queden en la parte de arriba y la castaña caiga a la segunda red, facilitando su recogida. O bien una simple red estirada en el suelo.

rEDES

Por último, y como novedad, la recolección mecanizada. La tecnología en el campo avanza rápidamente, y en el caso de la castaña u otros frutos secos, se está avanzado en lo referente a la recogida de los mismos. Las máquinas existentes hasta ahora aún presentan ciertas limitaciones, principalmente derivadas del terreno de trabajo. Necesitan que la superficie esté limpia y casi sin pendiente, lo cual supone un inconveniente en la mayoría de los casos.

Las máquinas utilizadas hasta el momento son adaptaciones de máquinas pensadas para la recolección de otros tipos de frutos como son la nuez y la avellana. En el caso de la castaña hay que añadirle algunas modificaciones que permitan la separación de la castaña de los erizos, hojas y otros elementos presentes en el suelo. El sistema utilizado actualmente se basa en dos técnicas diferentes: la aspiración y el barrido. Consiste básicamente en una máquina que actúa como una potente aspiradora que va aspirando y barriendo con rodillos rotatorios.

Hay otras opciones, como una máquina tipo mochila que permite también recoger las castañas por aspiración.

Otra opción, son las máquinas enganchas al tractor, que disponen generalmente de dos grandes tubos de aspiración manejados cada uno por una persona.

maquina1.1En definitiva, lo importante es realizar la recolección lo más rápido posible, sea de forma manual o mecanizada, para evitar que las castañas estén mucho tiempo en el suelo facilitando su conservación.